Cuenta

Ya no hay publicidad invasiva sino buenas historias. Tienes que contar las tuyas.

Creamos para ti contenidos e historias multimedia que influyan en personas conectadas.

 

 

Si mi marca la tienes tú…

Consiguieron sorprenderme. Estábamos todos tan acostumbrados a considerar a las marcas como patrimonio de sus propietarios que cuando llegaron las nuevas voces del 2.0 llamándonos la atención sobre que son más bien lo que ven sus seguidores, de verdad que me pasaron al otro lado del espejo.

Me he pasado tiempo dándole vueltas al asunto y me he dado cuenta de que en Social media nos seguimos unos a otros y observamos dónde estamos, qué hacemos y cómo, con qué medios, nos pillamos errores, pruebas que no funcionan, nos vamos familiarizando con el estilo propio de cada uno… y son estas actitudes las que dejan marca en nosotros.

Captamos si el otro se mueve porque cree en ello o porque le han dicho que lo haga, si persigue seguidores, si ha aprovechado un ratito suelto o le dedica horas y todos aquellos valores que generan confianza, simpatía, admiración. Es esta comunicación subliminal la que nos une a las marcas.

Así que si el otro día preguntaba en qué eres bueno

Hoy mi pregunta es: ¿en qué crees que soy bueno?

He hecho una pequeña investigación en Facebook para averiguar cómo es mi marca en manos de los demás y he preguntado a unos cuantos conocidos:

  1. ¿Qué crees que hago?
  2. ¿Con qué valores asocias mi marca?
  3. ¿Qué te gusta especialmente, te genera dudas o te confunde de mi comunicación?

Y he tenido la agradable sorpresa de descubrir que la mía y la vuestra coinciden. ¡Bien!

Pero la mayor sorpresa ha sido descubrir que me han visto ¡según el cristal con el que miran! Los que se dedican a las relaciones públicas, como tal; los comunicadores, como cual, así también los innovadores, escritores… O sea:

Una marca es una fusión de sí misma más la marca de los otros

O visto de otro modo: tienes tantas marcas como personas te conocen, no hay una marca sino múltiples, ninguna marca es igual a sí misma.

Y esto a su vez me ha generado otra pregunta: ¿qué es mejor, ser una marca polifacética o de un solo valor? ¿Cultivar y mostrar las diversas gracias de que uno está dotado o centrarse en una única especialidad?

Yo soy como me ves

Os dejo las sinceras respuestas de quienes me han hecho el gran regalo de darme mi marca, ¡gracias! Os animo también a conoceros. Y a mí, a mejorar este verano un par de cosas: dejar más claro qué hago y reciclar contenidos obsoletos.

Estas entradas también pueden interesarte:

Ponte al día en contenidos

¿necesitas contenidos para tu tienda online?

contacta con nosotros

A tope con: