Cuenta

Ya no hay publicidad invasiva sino buenas historias. Tienes que contar las tuyas.

Creamos para ti contenidos e historias multimedia que influyan en personas conectadas.

 

 

Suscríbete al canal RSS

Suscríbete

Son tiempos de reflexión: storytelling

Hace tiempo que todos vemos que las cosas están cambiando, pero ahora soy yo la que adopto una actitud activa al respecto y no de mera observadora.

Me gusta el mundo que asoma y quiero ser parte contribuyente, aunque sé que los pioneros de Internet, los que nos lo hemos creído desde sus inicios y actuamos a nuestras anchas en su reinado, hemos colaborado ya con nuestra posición, al cambio.

storytelling: cambio social media

Después de diez años innovando en el mundo digital, tocan tiempos de reflexión. Los últimos cuatro años han sido para experimentar, prodigar, contagiar, entusiasmar y expandirse en múltiples planos. Lo aprendido ha ido decantándose en una matriz donde se está ahora macerando, para obtener un destilado que sea útil a un proceso bien concreto.

He aprendido que lo online ha sido un flash “en la nube” que necesita del contacto con la tierra para ser efectivo. Que su efervescencia es adictiva pero que es en su vinculación con un proyecto cordial donde está su verdadero poder. Que es el momento de implicarse.

Y de todos los moocs, libros y revistas, artículos y conversaciones que están alimentando esta etapa reflexiva, destaco el artículo “Nuevas formas de politización” de Marina Garcés en la revista La maleta de Portbou, por su detallado análisis de un movimiento que pocos quieren observar y la gran esperanza de su mensaje, que os resumo aquí (pero os animo especialmente a comprar el número 1 de la revista, en que aparece):

la maleta de portbou

Nuevo storytelling para la realidad

“Desde 2011, las plazas y las redes de medio mundo se han llenado de cuerpos y de palabras…: indignados, 15M, Primavera árabe, #yosoy132, OcupyWallStreet…”. ¿Se trata de un nuevo movimiento social global? Las nuevas propuestas del siglo XXI no se corresponden con una ideología política sino con un compromiso con un mundo común. “Mundos alternativos y subversivos que han ido gestándose, espacios de vida que ensayaban otras formas de habitar la ciudad, cultivar los campos, hacer cultura y compartir”, alejados de hacer política y de los clásicos movimientos sociales. La crisis les ha llevado a dejar los márgenes para ocupar plazas céntricas y señalar “los límites insostenibles de una vida digna en este mundo”.

  • “Hemos perdido el miedo” #15M. “Se ha perdido el miedo a estar con los otros para hacer y reescribir juntos la realidad. Quizá en esto consiste la libertad y es lo que estamos reaprendiendo. Ser libre no era tener libertad de elección en las prisiones de lo posible, sino tener la certeza de que la realidad es un mapa de posibilidades que nos corresponde definir a nosotros: a cada uno junto con los demás”.
  • “No nos representan” #15M. Es el principio del fin de la delegación, la fuerza de la autoorganización y la cooperación social. “Se rompe el juego trucado de las derechas y las izquierdas para empezar a llenar con otro juego de posiciones”. Es el fin también de la delegación en la construcción de sentido: ya no aceptamos la realidad que nos cuentan, nos estamos construyendo nuestra propia forma de explicárnosla.
  • Es el fin del consenso, “de una cultura democrática consensual que había escondido sus propias relaciones de fuerza: el consenso es la censura cuando todo se puede decir”. “Ya no se dan por buenas las razones que apuntalaban el orden político y económico conocido”.

“Hoy tenemos la oportunidad de transformar el mundo desde posiciones y conceptos que nos permitan mantenernos receptivos, a la escucha y capaces de producir sentidos en común”

cambio social media

Un cambio en vía reflexiva

Los diversos movimientos surgidos expresan la exigencia de un cambio radical y la necesidad de explorar: no hay todavía nuevas propuestas.

“Dormíamos, hemos despertado”. #15M. Vuelve la implicación, el compromiso social, “tras décadas de despolitización e indiferencia”. Nos hacemos conscientes de nuestra experiencia de compromiso, que no desemboca en la afiliación a un partido o movimiento. “Nos expone y nos transforma”.

Dignidad frente a bienestar. “Hoy tenemos la oportunidad de transformar el mundo desde posiciones y conceptos que nos permitan mantenernos receptivos, a la escucha y capaces de producir sentidos en común”.

Una nueva cultura de la credibilidad, transparencia y honestidad: “Un sistema cerrado sobre sí mismo no tiene nada más que ofrecer que su propia corrupción”. “Las instituciones son como zombies, muertos en vida que tras haber perdido el apoyo y legitimidad de la gente, continúan funcionando como autómatas. Pueden sobrevivir mucho tiempo y con consecuencias muy destructivas”.

Estas entradas también pueden interesarte:

Ponte al día en contenidos

¿necesitas contenidos para tu tienda online?

contacta con nosotros

A tope con: