Cuenta

Ya no hay publicidad invasiva sino buenas historias. Tienes que contar las tuyas.

Creamos para ti contenidos e historias multimedia que influyan en personas conectadas.

 

 

Suscríbete al canal RSS

Suscríbete

Esquema de un post narrativo

Este post empieza por un principio y acabará con un final. Te prometo que descubrirás con él cómo explicar una historia con un post en tu blog.

1. Un principio y un final

El artículo “No lo explique, ¡cuéntelo!” de El País explica de forma narrativa cómo explicar una historia, sea en una entrevista de trabajo, en el autobús, al jefe… y atrapar su atención. Su primera regla es “Un principio y un final”. Ya sabes pues por dónde empezamos, teniendo claro que hacia el final tendremos que volver para redondear el principio o hacer un juego simpático, ya veremos al llegar. Y una segunda regla, “Empiece con una promesa”, que te hemos hecho al iniciar. ¿Seguimos?

historias en medium

Medium es un buen lugar donde aprender a escribir un post narrativo

 

2. ¡Haz que me importe!

La mayoría de bloguers compartimos los mismos retos: qué decir, qué hacer cuando nos quedamos en blanco, cómo crear un esquema coherente, cómo demostrar las ideas que se defienden… Si quieres convertir un post informativo en uno narrativo, comparte tus dificultades al realizarlo, las decisiones que vas tomando mientras lo escribes, tus dudas… y conectarás emocionalmente con los lectores, además de ganártelos (incluso puedes ser capaz de conseguir que te dejen un comentario ; D

Te confesaré, por ejemplo, que he iniciado este post rápida y fácilmente y he visto en seguida la estructura que iba a seguir, pero ¡llevar a la práctica la teoría en este segundo ítem no es tan fácil! Entre cada línea he necesitado unos buenos minutos para pararme a pensar y más de una vez he dejado el post para pegar un repaso a las redes sociales (acción que empieza a estar desaconsejada para los que adolecemos del “mal de Internet” y ponemos en peligro nuestra capacidad de concentración).

Al grano: si quieres explicar, por ejemplo, cómo hacer una estrategia SEO, piensa primero para quienes enfocas el artículo y después ponte en su piel: ¿a qué dificultades se enfrentan? Escribe desde ellas. Con qué herramienta gratuita buscar palabras clave y cómo hacerlo -explica cómo lo has hecho tú con tu blog-, qué hacer con ellas -muestra ejemplos de tu blog, explica alguna anécdota de cuando te equivocaste o un gran acierto-, cómo organizarse ante la falta de tiempo, cómo resolver dudas básicas -si te ofreces tú, házselo fácil-, etc.

¿Te has sentido más implicado con este artículo cuando he compartido mis dificultades contigo además de algunas ideas?

3. Deja espacio a la inteligencia

¡Uf, qué difícil explicar esto! En una historia está claro: no hay que explicar JAMÁS todo bien mascadito, hay que dejar a medias, sugerir, reservar información… para que el que escucha ponga de su parte en la historia, es realmente importante. ¿Cómo podría funcionar esta relevante norma en un post narrativo en tu blog? (espera, que me voy de nuevo a echar un vistazo a las redes, que necesito un respiro para seguir pensando en esto).

Si tu artículo va, por ejemplo, sobre cómo crear una estrategia de marketing, no describas cuántas páginas ha de tener, cuántas descripciones técnicas, etc. Basta con que digas algo así como “Hazlo como si lo fueras a leer y aplicar tú mismo” y con esto dices ¡tantas cosas! sin aburrir.

historias en memes

La mejor forma de entender esta regla es con estos memes

 

4. Usa lo que sabes

Una verdad como un templo: si sabes hacer reír, utiliza tu habilidad en tu post, o la de poner ejemplos, la de sintetizar acertadamente, imágenes que comuniquen… Explica de la mejor forma que sabes anécdotas y detalles que como experto vives cotidianamente y pueden ser buenas historias: cómo descubriste un gran acierto en tu profesión, por qué crees que haciéndolo de una forma y no de otra puede salir algo mejor a partir de tus observaciones…

Mi gran habilidad es la de crear historias de lo que me rodea, y en esta historia que estoy creando para ti a partir de la lectura de un artículo de El País, estoy llegando a un punto de giro: la continua interacción entre información y narración se está embrollando tanto que veo que ya he entrado en la fase final que toda historia tiene, llena de dificultades. Es interesante que lo sepas para que no te dejes llevar por el pánico cuando te suceda y sientas la tentación de venir a este artículo a decirme de todo. Respira hondo y concéntrate en tu dificultad, que te va a revelar muchas cosas que te ayudarán a avanzar (y no te explico cuáles porque aquí aplico la regla “Deja espacio a la inteligencia”).

Bien, y si has llegado hasta aquí… ¿crees que he cumplido mi promesa?

¡Explícamelo en formato narrativo!

historias

 

 

 

Ponte al día en contenidos

¿necesitas contenidos para tu tienda online?

contacta con nosotros

A tope con: