Cuenta

Ya no hay publicidad invasiva sino buenas historias. Tienes que contar las tuyas.

Creamos para ti contenidos e historias multimedia que influyan en personas conectadas.

 

 

Suscríbete al canal RSS

Suscríbete

Cambiar en positivo con la crisis

“Para reducir la frecuencia de una conducta hay que ignorarla. Una conducta se extingue cuando no recibe ningún refuerzo que la mantenga.”

El sábado colaboré en un taller de adiestramiento canino en positivo en Bestiari Girona, una nueva toma de posiciones frente a la convivencia humano-animal. El adiestramiento en positivo abre la puerta a una relación con nuestra mascota más amigable y menos normativa, más enfocada a conocerse mutuamente y difrutar de la compañía que a controlar y castigar. Con una especial llamada de atención a nuestra propia conducta frente al animal: qué le enseñamos con nuestra actitud? qué le pedimos? qué le transmitimos de nuestros propios problemas?

En el taller hubo una especial dedicación a la técnica de extinción de una conducta con que se encabeza este artículo: “ningún refuerzo, ni positivo ni negativo, simplemente ignorarla”. Me impresionó especialmente por lo que tiene de aplicable a los hijos, la pareja, las relaciones de trabajo, de amistad, o de uno mismo!

Conductas indeseables ante la crisis

Me di cuenta de que en estos meses la famosa crisis está obligando a cambios a la mayoría de personas, cambios indeseados, que son los más difíciles de manejar y que llevan al estrés, una situación en la que es imposible aprender nada.

Y pensé que la técnica de extinción puede ser una buena idea para eliminar la mala costumbre de protestar por lo perdido, lamentarse, enfadarse o apoltronarse (dicho con toda la sensibilidad del mundo por durísimas situaciones que se están dando y cuya exclusiva preocupación es la supervivencia). Simplemente, cuando lleguen este tipo de pensamientos o formas de ver la situación actual, ponerse a hacer otra cosa, coger un buen libro, bailar reggae, arreglar macetas, hacer galletas, concentrándose en lo que se está haciendo. De rebote, igual también se descubre que la situación actual no está tan mal.

Cambios de conducta creativos

Otra posibilidad es poner la atención que queremos sustraer al mal rollo en aquello que hace tiempo nos hace gracia y para el que no hemos encontrado nunca el momento. Si andamos trastocados, busquemos paz o diversión.

Internet está lleno de este tipo de conductas creativas, pero “al otro lado” también se ven. Me gustan especialmente estas dos:

1º Congreso Internacional de Creatividad e Innovación (CICI): “Una experiencia creativa que impacte a los participantes, produciéndoles el deseo de actuar”.

Una nueva propuesta de agentes no habituales en este tipo de eventos, que se mueven y quieren movilizar. Participar en un taller sobre pasión por crear, placer de admirar y necesidad de transformar es una actitud creativa para con uno mismo, si se encuentra en un punto muerto o pero aún, algo enfangado.

La Biblioteca de la Crisis, cuatro propuestas para pasar de renegado a la creación de un nuevo entorno en tu vida: cocinar, viajar, estirar el dinero o cultivar un huerto urbano.

Puedes empezar tu cambio de actitud proponiendo tus ideas para cambiar en positivo con la crisis, y entrar además en el sorteo de estos cuatro títulos para tomarse la vida como lo que es: una combinación de esfuerzo y placer.

Ponte al día en contenidos

¿necesitas contenidos para tu tienda online?

contacta con nosotros

A tope con: