Cuenta

Ya no hay publicidad invasiva sino buenas historias. Tienes que contar las tuyas.

Creamos para ti contenidos e historias multimedia que influyan en personas conectadas.

 

 

Suscríbete al canal RSS

Suscríbete

¿En quién confías en twitter? 1/2

Cuanto más usas Twitter más preguntas genera: ¿hay que tener una cuenta privada y una profesional? ¿cómo twittear cuando represento a una empresa? ¿twitteo como quiero o pensando en buscadores y seguidores? ¿debo averiguar por qué dejan de seguirme? Pero todas llevan a una:

¿Qué es la confianza en twitter?

Como afirma contundentemente Territorio creativo en su artículo La mala reputación:

Internet nos ha dado voz a todos, incluyendo también a los más imbéciles, permitiéndoles compartir sus opiniones con los demás (lo que incluye descalificaciones e insultos dirigidos a cualquiera) y –en casos extremos- lograr que hasta tales individuos tengan seguidores.

El reciente descubrimiento de la comunidad sobre twitter me llevó a plantear esta cuestión en el foro del Club Social Media, pero a este nuevo canal le falta algo de difusión para sacarle todo el partido que merece. ¿Os lo apuntáis los twitteros para utilizarlo como herramienta de discusión?

Así que he lanzado un minicuestionario twittero para saber nuestro grado de flexibilidad o exigencia a la hora de valorar las aportaciones de los demás. Sorprendentes divergencias. Dada la extensión, encontraréis aquí la primera parte y la semana que viene, la segunda parte de La confianza en twitter.

Cuestionario twittero/1: ¿qué clase de seguidor eres?

¿Cuándo pierdes la confianza en alguien a quien sigues, sea en Twitter o en un blog?
¿Qué te parece mal que hagan aquellos a los que sigues?
¿Qué margen de autopublicidad les das a los usuarios de twitter? ¿se lo permites?
¿Consideras bueno o malo que los usuarios de twitter conversen con otros con cierta frecuencia? ¿hay algún límite?
A partir de un cierto número de seguidores… ¿usas twitter como siempre o eres consciente de que te has ganado la confianza de muchas personas y cuidas más lo que twiteas?
¿Cuándo dejas de seguir a alguien? ¿cada cuánto tiempo “haces limpieza”? ¿eres metódico en eliminar a quien no te interesa o más bien impulsivo y dejas de seguir a alguien en un momento por algo que ha dicho o hecho?

1-¿Cuándo pierdes la confianza en alguien a quien sigues, sea en Twitter o en un blog?

@Gregorioalonso: “Cuando compruebo que hace lo contrario de lo que viene diciendo en sus blogs. Cuando se traiciona a sí mismo.”

@Mariajo09: “Cuando los contenidos de lo que comunican dejan de interesarme. La mayoría del tiempo que dedico a la red es por motivos profesionales y si las personas a las que en principio sigo según este criterio dejan de enriquecerme de alguna manera, “paso”.

(Por cierto, María José lleva el twitter de dos editoriales que figuran entre las 10 que mejor hacen uso del canal según el estudio de Anatomía de la edición.)

@RobertoCarreras: “Si te soy sincero hasta ahora no me ha sucedido ninguna situación así, no he perdido la confianza quizá porque últimamente gestiono más a quién leo con más atención gracias a las listas. Cuando tengo más tiempo veo el timeline completo y siempre me gusta conversar o participar con muchos usuarios.”

@PabloHerreros: “Cuando miente, cuando me demuestra inmadurez, cuando mantiene una actividad frenética y me obliga a dedicarle mucha atención por cantidad de twitts irrelevantes, y cuando se autopublicita demasiado.”

@loogic: “Sobre todo cuando su actitud está en contra de mis valores morales.”

@ricardoperezh: “Más que de confianza yo hablaría de interés; pierdo el interés por varios motivos: los contenidos, la cantidad de comunicaciones/promociones del mismo y su frecuencia (si lo considero excesivo mi primer paso es poner la suscripción en la carpeta Spam para ver los correos sólo por encima y el segundo paso es, evidentemente, cancelar la suscripción vía mail a contenidos).”

@francescgo: “En mi caso pierdo la confianza cuando veo un comportamiento hipócrita o cuando se pierde la compostura”.

@TwittBoy: “Soy bastante inocente y confío bastante en la gente, pero suelo perder esa confianza cuando se cambia el discurso de manera deliberada y sin sentido o cuando convierten sus blog o sus cuentas de Twitter en algo completamente distinto a lo que en un principio me enganchó o me hizo confiar en ellos.”.

@FGrau: “La pierdo cuando veo incongruencias en la proyección de la imagen del usuario, falta de naturalidad, posible desalineación entre persona real e imagen pública”.

2_ ¿Qué te parece mal que hagan aquellos a los que sigues?

@Gregorioalonso: “Que diga reiteradamente demasiadas cosas, personales, de manera impersonal.”

@Mariajo09: “- Que compartan constantemente comentarios personales de su estado.
– Que no citen la fuente de donde sacaron la información.
– Que “compren” seguidores.”

@RobertoCarreras: “En general la herramienta es totalmente libre para que cada uno haga lo que más le apetezca, yo la uso para compartir, pero también para hablar en ocasiones de lo que me apetece y con quien quiero. Si a alguien le molesta es tan sencillo como un click en unfollow ;).”

@loogic: “No pasa mucho pero sí que he tenido que bloquear a algunas personas que me atacaban o insultaban.”

@ZumoDeMarketing: “Publicar Tweets sin valor añadido. (Quiero decir, que si uno empieza a hablar muy a menudo de su vida en los Tweets, dejo de seguirlo).”

@ricardoperezh: “Parto de la base de cada quien es cada cual y, por tanto, sus acciones irán en consonancia, quizá esa sea la razón de que me molesten pocas cosas en el entorno digital. Citaré dos:
1.- El mal gusto: entiendo que las conversaciones pueden ser más o menos interesantes, originales, enriquecedoras, como la vida misma, pero el mal gusto es para mí razón suficiente para desconectar de un usuario de Twitter o un editor de contenidos de un blog. Un ejemplo: el reciente hastag #frasesparadespuesdeunpolvo… no por la temática, no por el qué sino por el cómo: la mayoría de esas frases tenían un tono peyorativo, muchas de ellas con tintes de un machismo trasnochado (digamos que humor grueso de bar de madrugada). Fue motivo para dejar de seguir algunos usuarios.

2.- Las conversaciones “cerradas”, especialmente en Twitter, esos twitts entre varios usuarios que se asemejan -a mi entender- a los contenidos aptos para un chat (¿por qué no usarlo?). Sin embargo para hacer “unfollow” la situación debe darse frecuente y abundantemente… con todo, entiendo Twitter como un espacio de interacción.”

@francescgo: “No me gusta que critiquen cuando no hay un fundamento claro y público”.

@TwittBoy: “Nada, generalmente si los sigo no me molesta nada de lo que hacen/dicen. Cuando alguien twittea algo que me parece ofensivo o fuera de lugar simplemente dejo de seguirlo. En casos determinados en que han actuado como “trolls” o se han excedido en sus críticas “no-constructivas” hacia mi persona o mi cuenta de Twitter, además los bloqueo y listo.”.

@FGrau: “Los que sigo pueden hacer lo que les plazca… por eso los sigo, aunque si es verdad que es importante que no espameen demasiado (aunque esto es un término cada vez más subjetivo) y que no sean ellos mismos”.

Por cierto, gracias a la respuesta de @javig en Comunidad sobre twitter he entendido todo el potencial de la función de bloquear a un usario. Os dejo su explicación:

La función de bloquear a un usuario hace que no aparezcan los @replies que hace a tu cuenta cuando los consultas, y automáticamente también dejas de seguirlo. Si simlemente dejas de seguirlo, y consultas las menciones, seguirán saliendo. Piensa que hay muchos que atosigan a mensajes así, que al consultar quién te ha escrito aparecen. De esta manera los bloqueas, no pueden seguirte ya de nuevo tampoco, no salen tus tweets en su timeline.

Continúa en la segunda parte

Ponte al día en contenidos

¿necesitas contenidos para tu tienda online?

contacta con nosotros

A tope con: