Cuenta

Ya no hay publicidad invasiva sino buenas historias. Tienes que contar las tuyas.

Creamos para ti contenidos e historias multimedia que influyan en personas conectadas.

 

 

Suscríbete al canal RSS

Suscríbete

Una historia sobre el Plan de Social Media

Construimos el Plan de Social Media y ya no creemos en él, porque pocos proyectos son capaces de desarrollarlo. ¿Qué ha pasado con Internet en estos últimos diez años? Diría que como en la vida, se ha polarizado entre ricos y pobres de fe en sus posibilidades.

Esta es la breve historia que nace de una conversación con David, un colega de profesión. Hemos hecho juntos ya varios planes de social media y algunos los hemos aplicado después. Los hemos enseñado como formadores de Social Media. Y he aquí que hablando muy recientemente descubrimos que ya no creemos en ellos. Con lo que ha costado llegar hasta aquí.

plan de social media

No hay plan sin cambios

El malo de esta historia son las empresas que los han encargado. Porque decidieron dar el paso de adentrarse en el universo digital, pobres de fe. Es decir, destinando una partida a que un profesional externo les haga una propuesta de cómo hacerlo, como quien encarga una campaña de publicidad: “yo pago para que piensen otros”.

Pero todo buen Plan de Social Media exige cambios internos. Es un camino de conocimiento hacia nuevos mercados, actitudes sociales, consumidores millenials, velocidad y tecnologías para el que el cliente carece de impulso para recorrerlo. Es una radiografía de la competencia que no entiende porque no sabe moverse en las redes sociales (para eso quiere un Plan de Social Media). Es un plan de acción que necesita recursos para los que el cliente destina unas horas extra de algún empleado.

Las empresas ricas en fe lo han entendido bien y están ya a cientos de kilómetros. Para ellas se han inventado sofisticadas herramientas de monitorización y medición y la automatización de procesos como el Inbound marketing.

Para las del lado pobre de la vida, propongo un cambio: en vez de Plan de Social Media, un Recorrido Digital Personal.

Un recorrido digital

Fuera el Plan de Social Media, viva el Recorrido Digital

El punto de giro que tiene toda historia o aquello que empieza a crear tensión es en esta que estás leyendo el siguiente: pregunta a tu cliente cuánto está dispuesto a cambiar y si es poco, invítalo a un Recorrido Digital Personal de por lo menos un par de meses antes de planear una nueva reunión.

Proponle, en primer lugar, que navegue por Meetup y que busque un taller o un encuentro de su afición, que se apunte, que vaya a alguno de ellos. Que se lance a una escapada familiar en Blablacar, coma en la casa de un buen cocinero mediante Eatwith, duerma en un buen alojamiento de Aribnb, y prepare el viaje -claro- con recomendaciones de blogueros. Y si se atreve a probar con un intercambio de casas, ¡vaya paso! Que deje después una crítica en TripAdvisor.

Rétale a hacer una compra digital económica y de calidad a partir de recomendaciones de usuarios, enséñale a crearse un Feedly con recetas de cocina para innovar en casa y adentrarse en una comunidad, anímale a aprender en un MOOC algo inútil profesionalmente pero que le apetezca. Que publique fotos en Instagram o ideas y pensamientos en Medium, que se haga álbumes creativos con Myalbum. Que participe en la reconstrucción política en poletika.org o en kuorum.org, que se convierta en un lector influyente.

Vuelve entonces a reunirte con él y busca el final feliz de esta historia: ¿está ya dispuesto a cambiar? Pues venga ese Plan de Social Media.

historia social media

“Lo más eficaz es contar una historia lo más pequeña y potente posible, pero no hay que contarlo todo”

 

 

Ponte al día en contenidos

¿necesitas contenidos para tu tienda online?

contacta con nosotros

A tope con: